martes, 29 de septiembre de 2015

Reseña #1: Orgullo y Prejuicio de Jane Austen

Para comenzar con el blog, quiero reseñar un libro al que le tengo un gran cariño, y si bien es cierto que no puedo elegir un libro favorito (sería como darle a elegir a una madre a su hijo favorito), éste se podría decir que es de los que están primeros en mi lista de "obras geniales que me leería una y otra vez y que sin duda recomiendo". Uy, a lo mejor me ha quedado un poco largo el título, pero creo que lo hemos entendido todos.

En fin, a lo que iba, el libro del que estoy hablando no es otro más queee.. *redoble de tambores por favor* ¡Orgullo y Prejuicio! De mi queridísima queridísima Jane Austen, y hago énfasis en queridísima porque me gusta mucho. Muchote. Una pasada.


"Con la llegada del rico y apuesto Mr. Darcy a su región, las vidas de los Bennet y sus cinco hijas se vuelven del revés. El orgullo y la distancia social, la astucia y la hipocresía, los malentendidos y los juicios apresurados abocan a sus personajes al escándalo y al dolor, pero también a la comprensión, el conocimiento y el amor verdadero.


Bien, bien, empezando por el principio (por dónde vas a empezar sino, listilla), nos encontramos con la conversación entre el señor y la señora Bennet, quien le comenta al primero que han alquilado Netherfield Park, y el que lo ha hecho es un joven rico, un potencial que ella ve como futuro yerno y enseguida quiere que se una a la familia. O que una de sus hijas se una a él. Con este joven rico, Bingley, viene otro joven, más rico si cabe que el primero, el señor Darcy. (Ay, suspiritos aquí porque no puedo evitarlo).

A partir de ahí, más o menos, la señora Darcy hace lo imposible para que una de sus hijas se le case, cosa muy lógica teniendo en cuenta su personalidad tan apabullante. Por decirlo de forma suave. Bueno, bueno, se ve que a Bingley le gusta Jane, la hija mayor de los Bennet. Por otro lado, está Elizabeth, Lizzie para los amigos, quien inmediatamente ve con malos ojos a Darcy. Hay odio mutuo ahí, aunque poco a poco, con las conversaciones que van surgiendo entre Darcy y Lizzie (en Netherfield Park, en los bailes...), se va notando un interés por parte del señor Darcy.

Claro que no sería una historia de amor si terminara ahí; hay disputas, riñas, e incluso malentendidos, lo que hacen que sea tan entretenida. Una obra que cuando empiezas a leer, te engancha de tal forma que no sabes a qué día estás, ni la hora que es. A mí me suele pasar que no sé si es la hora de cenar, o la de desayunar.

La verdad es que de esta obra hay como mil doscientos millones de reseñas, de todo tipo, las hay que gusta la novela, y las hay que la ponen por los suelos. ¿Yo? Yo soy de las que la ponen por las nubes porque me encanta, porque si alguna vez escribo una novela, quiero que sea tan bonita, tan preciosa y tan perfecta como esta. Con personajes tan fuertes como Elizabeth, y también tercos como ella, y tan adorables como Darcy.

Y tan idiotas como Lydia, por ejemplo, porque ahí hay un odio fuerte fuerte del que no me puedo desprender nunca, ni la primera vez que lo leí, ni la segunda, ni la tercera, ni... Lo pilláis, ¿no?

En definitiva, si no os ha quedado claro, me encanta. Lo recomiendo una y mil veces, ¡leedlo si no lo habéis hecho! Y si lo habéis hecho, ¡leedlo también porque un libro bueno tiene que ser leído cien mil veces!